Coaching Ejecutivo

El Coaching ejecutivo sirve para desarrollar el potencial de las personas. Es una herramienta muy útil para crear, identificar, desarrollar y retener el talento de la organización.

El objetivo de un proceso de Coaching es desarrollar y potenciar habilidades y competencias personales y profesionales, que servirán para desarrollar el talento en la organización y mejorar el desempeño. Algunos ejemplos de habilidades que se pueden trabajar en un proceso de Coaching: liderazgo, comunicación, gestión de equipos, motivación, planificación, definición de objetivos y planes de acción…

El Coaching es un proceso de aprendizaje, personalizado, adaptado a las necesidades de cada persona, que consta de varias sesiones. En este proceso de Coaching se identifican primero los objetivos, las competencias a desarrollar, se identifican también las fortalezas y debilidades y se diseña un plan para optimizar esas competencias.

Beneficios que aporta el Coaching Ejecutivo:

  • Mayor motivación.
  • Desarrollo del talento de la organización.
  • Mayor productividad y calidad en el trabajo.
  • Retención del talento.
  • Mejora las relaciones y el trabajo en equipo dentro de la organización.

El Coaching orientado al mundo empresarial y organizacional. Es una disciplina relativamente nueva y parece que ahora no exista otra cosa. Pero más allá de las modas ustedes podrían preguntarse

¿Es el Coaching verdaderamente eficaz? Y si lo es.

¿Qué beneficios concretos ofrece a las organizaciones?

Yo siempre digo que lo que cuentan son los hechos, no las palabras. Y los hechos demuestran que el Coaching comenzó allá por los años 70 en los Estados Unidos y ahora está presente casi todos los países del mundo. Es decir, que casi 50 años después de haberse creado, se ha extendido por todo el mundo y es utilizado por la mayoría de las grandes organizaciones y por cada vez más pequeñas y medianas empresas. Y esto sucede porque el Coaching de calidad funciona. Si no fuera así, ya hace tiempo que habría desaparecido del mapa.

En todos los procesos de Coaching que he realizado para empresas he podido ver diferentes beneficios, en función de los objetivos definidos para cada proceso. Y quizá la mejor forma de resumir todo ese aprendizaje sería citar la lista de beneficios que ofrece Sir John Whitmore, uno de los coaches más respetados del mundo, en su libro Coaching for Performance:

Mejora del desempeño y la productividad: Porque con el Coaching se potencian los talentos y se mitigan las creencias que limitan el desempeño de los profesionales de cualquier sector, impulsando su productividad y los resultados positivos empresariales.

Mayor flexibilidad y adaptabilidad al cambio: El Coaching proporciona nuevas perspectivas que permiten ver soluciones que antes no era posible encontrar. Esto permite crear estrategias de adaptación que nos hacen flexibles y resistentes ante cualquier necesidad organizacional.

Desarrollo del talento: Encontrar nuevas perspectivas permite mejorar la autoconfianza y la autoestima. Y así es posible derribar barreras que podrían estar lastrando el desarrollo de los profesionales y por tanto impulsar sus talentos y sus recursos internos.

Desarrollo de la creatividad: Se potencia el aprendizaje y el descubrimiento de nuevas alternativas y soluciones más eficaces. Se fomenta el aprendizaje, el diálogo y el entusiasmo. Sólo así se evita el miedo al ridículo, a la burla o a la descalificación, principales barreras para el desarrollo de la creatividad en cualquier ámbito.

Mejora de las relaciones y la comunicación: La herramienta principal del Coaching son las preguntas poderosas. El mero hecho de preguntarle algo a alguien transmite la idea de que esa persona importa, interesa, lo cual favorece las relaciones y la comunicación. Además el coaching mejora la escucha activa, la atención en el presente, la tolerancia y la empatía, esenciales para la mejora de la comunicación entre personas.

Mejora de la responsabilidad constructiva: aquella que nos permite comprender que todo aquello que hacemos tiene influencia en personas y hechos y que por tanto el cambio depende de nosotros, mejorar las cosas está en nuestra mano a través de nuestros actos, nuestra actitud y nuestras decisiones.

Respuestas más rápidas y efectivas a situaciones de emergencia: El Coaching desarrolla la iniciativa, la autonomía y la responsabilidad constructiva. Las personas que desarrollan esas habilidades son capaces de actuar con seguridad y eficacia ante un imprevisto.

Mejora de la calidad de vida en el trabajo: El Coaching enseña a valorar y desarrolla la humildad, la autenticidad, la responsabilidad, la colaboración, la comunicación y la confianza, lo que tiene un impacto directo y positivo en la calidad de vida en el trabajo.

Además de lo anterior, cada caso particular es diferente y puede desarrollar valores, competencias,habilidades y cambiar actitudes, pero siempre proporcionando altísimos beneficios para cualquier organización.  Porque el Coaching de calidad sí funciona.

Share this post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *